miércoles, enero 22, 2020
Inicio Cine Error en los Óscar

Error en los Óscar

Error, pifia, fallo descomunal… Se pueden buscar más sinónimos para definir lo que pasó anoche en la gala de los Óscar, pero probablemente ninguno le haga justicia. A la Ciudad de las Estrellas se le nubló el cielo.

Todo comenzó con un tartamudeante Warren Beatty, que se negó a anunciar el nombre que aparecía en el sobre. Tras leerlo y releerlo, alargando el tiempo de suspense a más del triple de lo habitual y despistando a todos los presentes, se lo cedió a su compañera Faye Dunaway, que no tardó en vocearlo, ajena a la equivocación.

«La La Land!»

Y el equipo de La La Land subió al escenario, se dieron besos, se dieron abrazos, se acordaron de sus amigos, familiares, sostuvieron la estatuilla con orgullo, se turnaron el micrófono… Hasta que llegó el famoso, omnipresente y polivalente «hombre del pinganillo».

«¡Que no, que we screw up!», debió decir.

Mientras algunos aún agradecían en el micrófono, tras ellos se gestaba la catástrofe.

Y fue entonces cuando, además de un barullo monumental, salió a relucir por qué a la gala de los Óscar la llaman gala. Con toda la educación, el cariño, el respeto, la entereza y la dignidad del mundo, el recién equipo desoscarizado, oscarizó al nuevo (Moonlight) sin temblar y sin hervir. Se abrazaron, se dieron la enhorabuena, bromearon con echarle la culpa al pobre Warren Beatty…

Y llegó el turno de los artistas de Moonlight: se dieron besos, se dieron abrazos, se acordaron de sus amigos, familiares, sostuvieron la estatuilla con orgullo, etc.

Mientras tanto, el bueno de Warren se acercó al micrófono para tratar de disculparse: Cogí el sobre y leí «Emma Stone», La La Land. Por eso tardé tanto en decirlo. No estaba intentando ser gracioso.

De hecho, al final no lo dijo. Fue el único que se dió cuenta del error y se negó a participar en él. Aunque podría haber estado más rápido, indicando que había algún tipo de error. Así, todo el mundo aguardaría expectante, se enseñaría el sobre correcto (y luego el otro, para no levantar sospechas) y todos contentos y felices.

Al final no es más que una anécdota divertida, asociada a un fallo garrafal. Aunque en la Ciudad de las Estrellas igual no se lo toman con tanta filosofía en el backstage.

1 Comentario

avatar
1 Comentarios
0 Respuestas del hilo
0 Seguidores
 
Comentario más reaccionado
Comentario mas popular
1 Personas que han comentado
Gamin Personas que han comentado recientemente
  Seguir el hilo  
Más nuevos Más antiguos Más popular
Notificar en
Gamin
Invitado

Esto define básicamente el error de los óscars http://gifspace.net/image/RUmmz.gif

- Publicidad -

Tendencia semanal